Valeria Boglietti

El deporte y el estudio de la filosofía fueron mis pasiones desde mi infancia. Con la practica del atletismo comencé a descubrir la conexión con el cuerpo y los beneficios para el sistema nervioso. La continua búsqueda de mí misma fue lo que me llevó a interesarme por la Psicología pero pronto entendí que no era lo que buscaba y decidí emprender otros caminos. Mi primer encuentro con el Yoga fue a través de la escuela Sivananda que conocí en Italia y practiqué durante un año, desde entonces comenzó mi andadura por la senda del Yoga. Atraída por esta filosofía milenaria, en el año 2000 viajé a la India para estudiar Ashtanga Yoga con Shri Patthabi Jois en el Ashtanga Yoga Institute de Mysore. Al año siguiente viajé a Pune, donde profundicé en esta disciplina con Iyengar Yoga. Mi interés por cultivar el cuerpo me llevó a conocer el método Pilates, en el año 2002, en Londres, pero fue posteriormente, en España, cuando decidí formarme como profesora y obtuve los títulos de Instructora de Yoga, Instructora de Pilates y Entrenadora Personal. 

Practico yoga desde hace 20 años y desde hace 10 dedico mi vida a la enseñanza de esta disciplina. Mi estilo une la precisión del Yoga Iyengar, la fluidez del Vinyasa Asthanga, la espiritualidad del Yoga Sivananda y la fuerza que aporta el método Pilates. Atraída en un principio por los beneficios que aportan las asanas sobre músculos y articulaciones en cuanto a flexibilidad, movilidad e higiene postural, fui descubriendo, poco a poco, que su práctica constante aporta beneficios mucho más valiosos para la salud, tanto física como emocional, y, sobre todo, entendí que más que una técnica, el yoga es un camino hacía la serenidad y la paz interior. Ahora, para mí, practicar yoga es como respirar, una necesidad vital, una filosofía de vida positiva, un tesoro que comparto con mis alumnos en las clases y en los retiros en contacto con la naturaleza.

Agradecida a la Vida por poder dedicarme a aquello que me apasiona, me mueve y me transforma. Agradecida a tod@s los maestr@s que he encontrado en este camino y de los cuales sigo aprendiendo.  

Desde hace cuatro años, como cofundadora del Proyecto TODONATURA, tengo un nuevo propósito, acercar el Yoga a todas las personas interesadas en el camino del autoconocimiento.