SIGNIFICADO Y BENEFICIOS DEL YOGA

El YOGA es una disciplina milenaria proveniente de la India cuyo objetivo es lograr el equilibrio entre cuerpo y mente, como camino para alcanzar la iluminación y la unión con el Absoluto. La palabra “yoga” proviene de la raiz sanscrita “yug”, que significa unión, integración de cuerpo, mente y espíritu.

El yoga se basa en una serie de prácticas con la finalidad de alcanzar el máximo nivel de consciencia. Entre estas prácticas se encuentran las asanas (posturas corporales), la meditación, el pranayama (ejercicios de respiración), los kriyas (limpiezas), los mudras (sellos energéticos), los kirtan y los mantras (cantos).

Actualmente, el yoga se ha popularizado enormemente en Occidente, derivando en una disciplina basada en las teorías hindúes, pero fundamentalmente enfocada en la práctica de un conjunto de técnicas orientadas a lograr un mayor control del cuerpo y la mente. En este sentido, el yoga se entiende como un sistema de entrenamiento dirigido a lograr equilibrio y armonía espiritual, fundamentalmente mediante la meditación y el movimiento corporal (asanas) coordinado con la respiración.

Pero para los practicantes de esta disciplina, el yoga, no es solo una práctica, es un estilo de vida o filosofía que busca el bienestar físico y mental, al mismo tiempo que el desarrollo de la conciencia espiritual.

Los beneficios del yoga son múltiples:

  • Las asanas trabajan sobre la espina dorsal manteniendo las vértebras en correcta alineación, actúan sobre músculos y articulaciones aumentando su flexibilidad y movilidad,

  • Las asanas fueron desarrolladas para estimular el flujo de “Prana” o la energía vital, fortalecen el sistema inmunológico, estimulán y equilibran las glándulas endocrinas y los órganos internos, favoreciendo su mejor funcionamiento.

  • Se consigue una respiración profunda y completa que oxigena las células, alivia tensiones, reduce la ansiedad y el nivel de estrés.

  • La práctica continuada desarrolla un estado de conciencia que estimula el desarrollo personal, aporta un sentimiento de calma interior y de presencia, aumenta la capacidad de concentración, ayuda a vivir en el momento presente deteniendo el flujo constante  de  los pensamientos.